domingo, 28 de febrero de 2010

Exposición ORBIT_ADOS en el C.C. Anabel Segura de Alcobendas (Madrid)

El próximo 11 de marzo a las 19,30 horas se inaugura, en el Centro Cívico Anabel Segura de Alcobendas (Avda de Brasilia 18 - Metro La Moraleja), el último montaje de la Asociación ADOS: ORBIT_ADOS.



Orbitados es una muestra heterogénea de arte que, con el transfondo de la astronomía, permite recorrer el universo creativo de 11 artistas: José Carlos Cabello, Alicia Hernanz, Marta G. Santa María, Rubén Montoro, María Verdugo Althöfer, Masaur, M.E. Santiso, Enric Bardera, Axelle Fossier, Jens Jaeger y Santi Vega

En esta ocasión presento la serie Planetas y Asteroides, apoyo gráfico a un sueño juego infantil.


Técnica: Giclée – Estampa digital
Año: 2010
Papel: Somerset Velvet de 50 x 50 cms.Edición: 10 ejemplares y 2 P.A. por estampa.

PLANETAS Y ASTEROIDES
Un sueño juego

No puedo precisar cuando pudo iniciarse, pero quizá las imágenes de unos americanos paseando por la luna despertaron en mi un deseo compartido con la mayoría de los niños del mundo: ser astronauta.

Entre mis juguetes preferidos comenzaron a aparecer naves y módulos lunares, astronautas de plástico y un recortable, regalo de una revista francesa que, montado con cuidado, reproducía la superficie lunar con sus cráteres y “mares”.

Con la llegada de la noche, cuando las estrellas inician su parpadeo, me enfundaba mi esquijama espacial, encendía los propulsores de mi nave y la dirigía rumbo a lo desconocido, estableciéndose así un juego que finalizaba en la profundidad del sueño.

Sin saber como, el juego se coló en mis sueños nocturnos, formando parte de ellos y mi subconsciente lo fue enriqueciendo con las experiencias vividas durante la jornada y también, como no, de las desilusiones; y comenzaron a aparecer planetas con formas de fruta, de lonchas de mortadela (con aceitunas, eso sí), con acciones prohibidas y misiones difíciles de realizar. A veces, el sueño-juego finalizaba de forma inesperada cuando la nave chocaba con algún asteroide que, con sobresalto, me devolvía a la realidad a modo de despertador.

No ha sido el único sueño-juego en mi vida, quizá fue el primero, pero a lo largo de los años le han seguido otros que ya os contaré en otra ocasión.

Enric Bardera

No hay comentarios:

Publicar un comentario